jueves, 19 de junio de 2014

"La calle de la judería" de Toti Martínez de Lezea. Valor seguro

Hablar de novela histórica en España es hablar de Toti Martínez de Lezea. En calidad y en cantidad, está en la élite de los escritores españoles del género. Y cuando uno quiere leer buena novela histórica, con ella acierta seguro. Para continuar con el mes temático propuesto por Laky en su blog Libros que hay que leer, esta ha sido mi última lectura.

Autor:

(de su página web y en primera persona)

Toti Martínez de Lezea.(9 de abril de 1949. Vitoria)

Nací en Vitoria-Gasteiz hace ya un montón de años y fui una niña muy movida, ¡y muy charlatana! Lo cual sigo siendo, por cierto. No muy brillante en mis estudios, todo hay que decirlo, pero sí nadadora de competición, que no se me daba nada mal. Estoy casada desde hace 41 años. Alberto y yo tenemos dos hijos, un yerno y una nieta. Ah, y mi madre tiene noventa, muy buena salud y la cabeza en su sitio.

También era, y soy, lectora compulsiva. La lectura del Diccionario Mitológico de don José Miguel de Barandiaran me llevó tiempo después a reescribir las leyendas vascas que más me gustaban, Leyendas de Euskal Herria / Euskal Herriko Leiendak. Y las obras de Alejandro Dumas y Victor Hugo me adentraron en la novela de género histórico, que me atreví a emular siendo ya una señora… mayor.

Tuve la suerte de tener unos padres avanzados a su tiempo, que decidieron enviarme a estudiar a Francia, Inglaterra y Alemania, donde saqué los títulos que luego me permitieron trabajar como traductora técnica durante un buen número de años.

Pero soy una persona inquieta y, cuando mi marido y yo nos asentamos con nuestros hijos en la villa de Larrabetzu, juntos creamos un grupo de teatro, y luego otro. Después empecé a trabajar en la ETB, la televisión vasca, con un pequeño programa de 10′. Cinco años después, dirigía un programa de hora y media. Hasta que me echaron.

Volví a las traducciones y fue cuando hice una apuesta con un amigo a que era capaz de escribir una novela. Escribí La Abadesa, y gané la apuesta. Pero la guardé, e inicié un nuevo trabajo, La calle de la Judería, que envié a varias editoriales, y me la devolvieron. Así que me puse a escribir otra novela, ya que me resultaba un placer inmenso. En el interim, la editorial Ttarttalo aceptó publicar La calle de la Judería. A partir de ahí fueron viendo la luz Las torres de Sancho, La Herbolera, Señor de la guerra, Los hijos de Ogaiz y La Brecha, ¡y dejé las traducciones!

Por eso de probar algo nuevo, acepté la propuesta de la editorial Maeva para publicar en su sello. Con Maeva han salido La Abadesa, La voz de Lug, La Comunera, El Verdugo de Dios, A la sombra del templo, El jardín de la Oca, y La Universal, además de dos chuflas que disfruté escribiendo: Los grafitis de mamá y Placeres Reales.

Por si no tuviera suficiente, acepté escribir un libro con Ángeles de Irisarri, Perlas para un collar, una serie de narraciones cortas sobre mujeres cristianas, judías y moras en los reinos medievales de la Península, que editó la editorial Suma de las letras.

La editorial Erein me propuso reeditar el libro de las leyendas, y acepté. De paso, también me ha publicado La cadena rota, La flor de la argoma, Veneno para la corona y la serie de historias para niños de entre 7 y 12 años, NUR. Y Brujas, un ensayo sobre la brujería en general y vasca en particular, ilustrado maravillosamente por Juan Luis Landa, quien también es el ilustrador de los cuentos de NUR y de las leyendas.

El último trabajo, Mareas / Urak dakarrena, ha salido con la editorial Ttarttalo. Se trata de 35 historias, de 35 mujeres, en 35 pueblos de la costa vasca a lo largo de veinte siglos. Creía que iba a ser pan comido, pero ha resultado un trabajo bastante denso, y del cual estoy muy satisfecha.

Además de escribir, doy charlas por aquí y por allá, y suelo colaborar con los medios de comunicación cuando me lo solicitan.

Datos técnicos:

Título: La calle de la judería
Autor: Toti Martínez de Lezea
Editorial: Maeba
Colección: Embolsillo
Encuadernación: Tapa blanda
Dimensiones: 12,5.3 x 19 cm
Páginas: 509
Fecha de publicación: marzo de 2005 (2010 para esta edición)
ISBN: 9788415150108
Precio: 10,00 euros

Sinopsis:

(de su página web)

Esta historia comienza en el año 1404 con el nacimiento de Josef, segundo hijo del médico judío, David ben Sahadia, y la muerte por parto de la madre del niño. Con el tiempo, Josef se convertirá al cristianismo, mientras que su hermano Joshua se mantendrá fiel a la religión de sus antepasados. Ambos crearán sus propias familias y sus destinos marcharán por caminos diferentes a lo largo de casi un siglo.

Las prédicas de San Vicente Ferrer, el antagonismo entre cristianos y judíos, los ataques a las comunidades judías y, finalmente, el decreto de expulsión de 1492, se mezclan en esta narración con el odio de Martín de Escoriaza hacia Pedro Sánchez de Bilbao – nombre adoptado por Josef Sahadia al bautizarse – el amor de éste y de su esposa, María Ruiz de Gaona, cristiana vieja perteneciente a una antigua familia alavesa, y el ascenso de su hijo Juan “el rico”. Todo ello en el marco del casco viejo de Vitoria-Gasteiz y, en especial, la Casa del Cordón, palacio de los Sánchez de Bilbao en el cual fueron alojados los Reyes Católicos, y que aún se conserva como muestra de su antiguo esplendor.

Mi opinión:

Magnífica novela, como todas las de la autora. Un reflejo exacto de la sociedad de la época, en que los judíos tuvieron que elegir entre continuar abiertamente con su fe o convertirse al cristianismo para intentar evitar la expulsión, la tortura o la muerte. Con un estilo pulcro y una gran claridad en el lenguaje, la novela está estupendamente ambientada, trabajada y estudiada. 

La trama, la vida paralela de dos familias descendientes ambas de un médico judío, y que en un momento dado una rama decidió convertirse y la otra continuar con su fe, ilustra perfectamente lo que pasó en muchos lugares de España, donde el miedo hizo que las familias se separasen y dejaran incluso de tratarse.

Además, esa calidad de la que ya hemos hablado en la escritura de Toti Martínez de Lezea, hace que encontremos pocos, muy pocos errores que llevar a nuestra última sección. Si te gusta la novela histórica, hazle un hueco a los libros de esta autora y poco a poco, léelos todos.

Gazapos, errores y otras cosas:

Vamos con lo poco que hay que comentar en este apartado.

1. Pag. 171. Dice "hayas decido". Debería decir "hayas decidido". Errata
2. Pag. 175. "De su hombro derecho manaba abundante sangre que su madre y hermana trataban de enjuagar con unos paños". Debería decir "De su hombro derecho manaba abundante sangre que su madre y hermana trataban de enjugar con unos paños". Enjuagar es aclarar y limpiar con agua lo que se ha fregado, mientras enjugar es quitar la humedad con paños, todo según el diccionario de la RAE. Espero que sea una simple errata.
3. Pag. 255. Dice "de arriba abajo". Debería decir "de arriba a abajo". Ya hemos hablado bastante de esto, que se produce mucho en los últimos tiempos. Lo curioso es que en esta misma novela aparece la expresión correcta en todas las demás ocasiones en que Toti la utiliza. También espero que sea una errata.


Esta reseña está encuadrada dentro de la iniciativa "Junio, mes de la novela histórica" del blog Libros que hay que leer.



4 comentarios:

  1. Una magnífica novela, como bien dices. Es una autora que, hasta ahora, no me ha fallado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No falla, no. Gracias por tu comentario y besos... ;)

      Eliminar
  2. Adoro a Toti. Con esta novela la descubrí y sigue siendo mi preferida.
    No sé si sabes que A ka sombra del templo es, más o menos,, continuacion de ésta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la intención de, poco a poco, ir leyendo todas las novelas de Toti que no he leído. Es de lo mejor, sin duda. Besotes... ;)

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails