lunes, 13 de agosto de 2012

La Pegatina y otras cosas

Anoche se celebró el segundo concierto de las Fiestas Patronales en Pinto, con el grupo catalán La Pegatina. En esta ocasión no me llevé la Nikon porque no pensaba quedarme todo el concierto, así que volví a mi vieja HP. Por cierto, no pude hacer más que dos fotos porque las pilas recargables habían muerto y no se habían cargado convenientemente después de doce horas en el cargador... ¡En fin!

El caso es que el concierto empezó algo más de un cuarto de hora después de la prevista -espero que no se convierta en costumbre esta falta de puntualidad- y el grupo hace una mezcla de ritmos con mucha marcha basados en la rumba catalana fundamentalmente, pero con influencias de salsa y otros ritmos frescos caribeños. No suenan mal, pero es música sin pretensiones más que las de divertir al público, y a fe que lo consiguen. No me quedé a ver todo el concierto pero me cuentan que al final, una vez acabado el concierto "oficial" aparecieron con sus instrumentos entre el público y estuvieron tocando un rato. Creo que este es el sentido de las fiestas de este tipo, pasarlo bien, y si ellos lo consiguen, todo mi respeto a su trabajo. La pena es que una vez más, el público no respondió, y si bien había algo más de gente que anteayer en el concierto de Los Panchos, no creo que llegaran a las dos mil personas, con la parte de asiento en el auditorio muy vacía. Desconozco la razón, porque en esta ocasión estaba claro desde el principio que el concierto era gratuito y no creo que nadie pueda poner como excusa la crisis. Supongo que al ser un grupo no muy conocido por aquí, y con un nombre tan poco sugerente, el público no respondió como cabía esperar.

Como digo, no me quedé hasta el final y pasé por primera vez por la parte del recinto ferial, donde este año hay bastantes menos chiringuitos que otras veces. Además, no estaban muy llenos de gente. Este sí es un síntoma claro de la crisis económica que sufrimos todos, ya que el consumidor no se puede permitir los mismos "excesos" que otros años y sale menos, y además, el que quiere sacarse un dinerito montando un chiringuito en la feria se lo piensa, porque tiene que pagar lo que estipule el ayuntamiento, comprar género que no sabe si va a vender, y pagar a las personas que contrate para trabajar esos días. La conclusión a la que imagino que han llegado algunos es que mejor no arriesgar y quedarse como están. Incluso pude ver algo inaudito, y es que en uno de los pocos chiringuitos que hay, ofrecían cañas a un euro, cosa inaudita en este tipo de eventos, donde por cualquier cosa te "clavan". El caso es que finalmente no nos quedamos por allí, y con mi hermano me marché a un bar fuera de bullicios donde nos tomamos unas cervecitas charlando tranquilamente de una y mil cosas -eso sí, cuando no estaba con el dichoso "whatsapp" hablando con su hijo o con no sé quién- y a una hora prudente, a casa y a dormir un rato, que todavía quedan días de marcha.

Y esta noche no me lo pierdo. La Guardia hará que los que disfrutamos con ellos hace años nos sintamos un poco más jóvenes. "Yo no quiero que me des tu amor ni una seria relación...". ¿Os apuntáis?

4 comentarios:

  1. En Almería comienza la feria este fin de semana, así que veremos si aquí se nota la crisis. Yo de momento, solo bajaré un día por los niños, porque no está la cosa para más gastos... aunque si hacen algún concierto gratis, igual me animo y bajamos a pasar el rato :)
    Me alegro de que estés disfrutando de estos días. ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la verdad es que sólo voy a los conciertos y a tomar alguna caña, sin pasarme mucho. Pero siempre es bueno despejarse un poco en vacaciones, ¿no crees? Un beso...

      Eliminar
  2. Pues parece que no está mal este grupo para animar unas fiestas, que son cosas que se agradecen en estos tiempos. Ays, qué pena que me pille lejos La guardia...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana te cuento qué tal esta noche... ;)

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails