domingo, 24 de enero de 2010

Hoy me he comprado una webcam


Sí, no sé cuántos años llevo negándome a comprarla, y esta mañana me la he comprado... Y reflexionaba hace un rato sobre ello, y sobre las veces que uno niega las cosas y al final las acepta. Y es que la tecnología nos pasa por encima y no nos queda más remedio que agarrarnos a ella con todas nuestras fuerzas para no quedarnos atrás. Aún recuerdo cuando una vez llegó a mi casa uno de esos vendedores a domicilio con la intención  de que me matriculara en un curso de programación de ordenadores en sistema binario, y cómo lo rechacé diciéndole que eso no tendría futuro. Poco tiempo después, aquella gente que optó por hacer esos cursos, empezaba a "forrarse" con la programación de ordeandores. Y también recuerdo cómo en la Facultad utilizábamos aquellos mamotretos lentísimos programados en Basic y las primeras calculadoras prgramables.

También recuerdo cómo negaba que alguna vez utilizaría en casa un ordenador personal en la época en que empezaban a venderse, y cómo no tardé mucho en tener el primero, un IBM de 640 Mb de disco duro y 8 Mb de memoria RAM. Desde ahí, los cursos, aprender la mayor cantidad de secretos posibles de la informática. Y si no un adicto, o dependiente del ordenador, si me fui convirtiendo en un usuario relativamente avanzado. Y llegó internet con todas sus posibilidades, un mundo creciendo en poco tiempo con infinitos caminos dentro de la información, con sus ventajas y sus inconvenientes, con sus usos y sus abusos. Un mundo fascinante que a todos nos ha cautivado y que ahora, la gran mayoría no podría vivir sin él. De hecho, ¿a quién no le ha pasado que se ha caído la red en su trabajo y se ha visto indefenso? Ya no recordamos cuando se calculaba a mano o con una calculadora de pilas, o cuando se contabilizaba a mano en un libro de verdad, o cuando la nómina se rellenaba con un bolígrafo... Hoy en día eso es impensable, ¡faltaría más!

Pero la revolución dentro de internet llegó con los chats, cada día más sofisticados, y las redes sociales, como Facebook, hi5, Tagged, Myspace, Twitter, Tuenti, Badoo, etc. En ellas las personas interaccionan de una manera cada vez más intensa, y casi "exigen" poder ver y hablar con los demás, aunque estén al otro lado del mundo, de una manera instantánea. La gente se atreve a hacer cosas que no hace en su vida real, y el tímido se desinhibe con esas personas con las que habla. En este mundo paralelo, sólo algunas consas son iguales que en la "vida real", y el tímido se desinhibe, el que tiene problemas para comunicarse con las personas del otro sexo, aquí lo hace con toda normalidad, como si perdiera el miedo. Y rara es la persona que no dispone de un micrófono o una cámara web para poder escuchar y ver a su interlocutor. Yo era uno de ellos, negándome durante años a tener estos dos accesorios, y esta mañana he ido y me he comprado una webcam.

Dicen que Pedro negó a Jesús tres veces, pero, ¿cuántas veces negaremos los seres humanos las cosas para luego caer en sus brazos? ¡Hala, desde mañana, contactos del messenger, me podréis ver el careto por la ventanita que se abre arriba a la izquierda!



2 comentarios:

  1. Comparto todo lo que dices sobre el ordenador¡¡Hasta yo cai!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails